Desierto Blanco en Egipto

El Desierto blanco en Egipto o White Desert es un paisaje que deja a muchos asombrados, incluyéndome, esto debido a que lo normal es que cuando se mencione la palabra desierto lo más común que se ocurra sea la imagen de dunas de amarillo brillante. Sin embargo, es el blanco el que predomina en este desierto tal cual su nombre lo indica.

Entonces sí, este desierto se encuentra salpicado de blanco, haciendo que sea una visión poco realista en medio de Egipto. Pero la razón detrás de este particular color corresponde es en realidad a las piedras calizas blancas que han sido moldeadas por el viento y se encuentran en éste sitio.

A este particular desierto lo podrás encontrar a unas 5 horas en auto desde El Cairo, está localizado específicamente en el Sahara el Beyda.

Qué ver y visitar en Desierto blanco

¿Qué ver y visitar en Desierto blanco? Lo principal es deleitarse con esta impresionante visión de un desierto salpicado de blanco en Egipto. Entender cómo se originó el mismo, es por igual una interesante información. Pero como es de esperarse, no fue algo reciente su formación, puesto que su origen se remonta a hace unos sesenta millones de años atrás, a inicios de Paleógeno

Esto porque esta zona era en realidad un lecho de mar de poca profundidad, éste mar cubría entonces una capa de roca arenisca que se extendía por la actual región de Nubia. Y por los siguientes treinta millones de agua, los depósitos de yeso así como de rocas sedimentarias de piedras calizas no hicieron más que acumularse en este lecho marino.

Algo que terminó formando un estrato de unos 300 metros de profundidad, y que posteriormente con el retroceso de las aguas del Atlántico, lo que provocó fue la desaparición de este mar, dejando así el espectáculo visual que está a tu disposición en éste espacio para ti.

El viento también influyó en gran medida con el resultado que ves hoy en día, puesto que se encargó de erosionar durante millones de años los yermos páramos de este lecho marino. Y poco a poco, las blancas rocas alrededor fueron siendo moldeadas.

Y es así como de hecho, podrás ser capaz de encontrar numerosos yacimientos marinos en las capas de piedras calizas. Tales como ejemplo tienes a fósiles de peces, moluscos, crustáceos o vestigios coralinos petrificados.

Sin embargo, y como todo lugar especial, las leyendas relacionadas con el mismo son las responsables de brindarle un halo de misticismo de lo más curioso para los turistas. Es así como según relatan las leyendas de los tuaregs, en alguna parte de este espacio se encuentra enterrado el ejército perdido de Cambises. Este ejército está compuesto por 50.000 soldados persas que fallecieron sepultados por la tormenta de arena y viento caliente Harmattan.

Qué hacer en Desierto Blanco, Egipto

¿Qué hacer en Desierto Blanco, Egipto? En este sitio tendrás bastante espacio para admirar su blanca pulcritud, así como las enormes formaciones rocosas que se han estado formando desde hace miles de años.

Estas enormes rocas tienen la apariencia de gigantescas setas o grandes cantos modelados no solo por el viento, sino también por las tormentas de arena de la zona que han azotado a la zona. Es así como este desierto muestra una imagen futurista tal pareciese sacado de un escenario de ciencia ficción.

Este paisaje es en especial de ensueño en los atardeceres cuando la luz solar entra en acción y brinda escenas magnificas para el recuerdo. Incluso son los tonos anaranjados y rojizos que adquiere el sitio, los que pueden llegar a brindar la sensación de encontrarse en Marte.

Además también podrás conocer a la localidad de Farafra, que está ubicada en una depresión con el mismo nombre. Esta localidad es sumamente pequeña, contando apenas con unos 5.000 habitantes que son principalmente beduinos locales.

Su arquitectura es muy tradicional por lo que te enfrentarás a muros lisos de adobo y calles muy estrechas, además de los típicos baños con aguas termales. Por igual, no te puedes ir de Farafra sin antes degustar de su deliciosa gastronomía beduina.

Otro punto de interés relacionado con el Desierto Blanco, o que queda en sus cercanías es el Oasis de Bahariya, que otro de los puntos de partida para las excursiones por el desierto. Se trata de un oasis muy exuberante con una extensión de unos 2.000 km², el mismo se encuentra rodeado de colinas negras y algunos hoteles para hospedarse en completa comodidad.

Turismo en Desierto Blanco

Sobre el turismo en Desierto Blanco debes conocer que en el 2001 éste fue declarado Parque Nacional y Área Natural Protegida por el gobierno de Egipto. Y es que este desierto es el lugar de hábitat del halcón opaco y del fénec, podrás divisar a ambas especies con facilidad por cierto.

Al mismo solo es posible entrar con vehículos con tracción a las cuatro ruedas o con camellos como parte de una excursión guiada. También deberías saber que la mayoría de estas cuentan con la opción de pasar una noche bajo las estrellas. Es así como con la luz de la luna, las rocas blancas se tornar misteriosas y ofrecen un nuevo espectáculo, uno muy diferente al apreciado durante el día.

Tiempo y temperatura en Desierto Blanco

Con respecto a su clima, como es de esperarse de un desierto, tiene cambios bruscos de temperatura, por lo que durante los días hace un calor sofocante, mientras que las noches son marcadamente frías.